¡¡ GRATIS 1 KG DE PATATA AGRIA NUEVA EN CADA CAJA!!
Carrito
No hay productos en el carrito

¿Por qué se hacen negras las patatas? Todas las respuestas

¿Por qué las patatas se ponen negras? Es una pregunta que mucha gente se ha hecho alguna vez y que nosotros, en este post vamos a contestar. Vamos a anaalizar todas las razones por las cuales las patatas se pueden llegar a hacer negras.

Por supuesto que no van a faltar nuestros consejos para que las patatas no se te pongan negras y se conserven en perfecto estado.

Ya te avanzamos que muchas veces las patatas negras sólo son una mera cuestión de estética y que no hay ningún tipo de problema para la salud.

Pero, desde luego, mucho mejor comerlas en su color original.

Y para ello lo mejor que puedes  hacer es comprar patatas de calidad, esas que sabes que están recién recolectadas. Vamos, que llegan a tu casa directas del agricultor.

¿Por qué se vuelven negras al cocinarlas?

Vamos a empezar por este caso. Es posible que hayas observado que las patatas se vuelven negras al cocinarlas, ¿verdad?

Pues es posible que no se hayan cocinado bien. Que una mala cocción haya sido la responsables de ese cambio de color.

Una mala cocción provoca una reacción química entre las enzimas presentes en las patatas y el oxígeno del aire.

Esta interacción genera un oscurecimiento de las patatas, similar a lo que ocurre cuando cortamos una manzana y la dejamos expuesta al aire durante un tiempo prolongado.

¿Y qué es lo que ocurre con las patatas fritas?

En el caso específico de las patatas fritas, es importante destacar que el oscurecimiento puede deberse a otro factor.

A veces, al freír las patatas, pueden volverse negras debido a que se han conservado a bajas temperaturas por un período prolongado.

En estas circunstancias, el almidón que contienen las patatas se convierte en azúcar, lo que provoca ese cambio de color, de claro a oscuro.

Esto explica por qué algunas patatas fritas pueden tener un sabor dulce en ocasiones.

Sin embargo, es crucial mencionar que este fenómeno no ocurre cuando se conservan adecuadamente y se utiliza la variedad de patata adecuada.

La variedad de patata que se utiliza mayoritariamente para freír patatas es la patata agria. Garantiza el color, pero es que también te garantiza que las patatas fritas te salgan la mar de crujientes.

¿Es malo para la salud que la patata se haga negra?

Si la patata se pone negra, ¿puede llegar a ser malo para la salud? Pues lo cierto es que podemos decir que no hay ningún motivo para alarmarse. Que sí, que ya lo hemos dicho, que mejor comérselas bien blancas.

Pero aunque las patatas se vuelvan negras no indica, ni mucho menos, que estén contaminadas o podridas.

De hecho, -y como seguramente ya habrás notado-  este cambio de color no afecta ni al sabor ni a la textura de las patatas.

Es importante tener en cuenta que en algunos estudios se ha indicado que el color negro de la patata indica la presencia de una sustancia que se llama solanina y que provoca que la patata sepa amarga.

La solanina es una sustancia química que puede causar dolores de estómago, pero solo en grandes cantidades. Por lo tanto, podemos inferir que, en general, esta sustancia no representa un peligro significativo para la salud humana.

Consejos para que las patatas no se vuelvan negras

Entonces, claro está, todos estamos de acuerdo que mejor comer la patata sin que esté negra, ¿verdad? Pues entonces es el momento de dar algunos consejos para que no se vuelvan negras. Vamos con ellos:

  • Sumerge las patatas en agua fría. Si lo haces, se reduce la cantidad de oxígeno que entra en contacto con las patatas, disminuyendo así la oxidación y el oscurecimiento.
  • Agrega vinagre al agua de remojo. El vinagre, al ser ácido, ayuda a prevenir la oxidación de las patatas. Simplemente añade un chorrito de vinagre al agua en la que vas a remojar las patatas antes de cocinarlas.
  • Corta las patatas justo antes de cocinarlas. Si cortas las patatas justo antes de cocinarlas, minimizas el tiempo en el que están expuestas al aire y, por lo tanto, reduces las posibilidades de oxidación y oscurecimiento.
  • Cocínalas de inmediato. Una vez que las patatas están cortadas, es mejor cocinarlas de manera inmediata para evitar que se oxiden. Si las dejas reposar mucho tiempo antes de cocinarlas, tendrán más tiempo para reaccionar con el oxígeno y volverse negras.
  • Almacénalas en un lugar fresco y oscuro. La luz y el calor aceleran la oxidación de las patatas. Por lo tanto, es importante almacenarlas en un lugar fresco y oscuro, como un sótano o una despensa. Evita dejarlas expuestas a la luz solar directa o cerca de fuentes de calor, como estufas o radiadores.

Poner estos consejos en práctica te ayudará a mantener el color natural de las patatas y evitar que se vuelvan negras.

Recuerda que aunque el oscurecimiento de las patatas no es perjudicial para la salud, es mucho mejor que conserven su color original porque la comida también nos entra por los ojos. En un restaurante, desde luego, jamás servirían patatas negras.

Acabamos. Como has visto, las patatas se pueden volver negras debido a una mala cocción, la oxidación al cortarlas o una conservación poco adecuado. Nosotros te hemos dado en este post todos los supuestos para que no te ocurra.

Una pregunta antes de acabar. Además de todo lo que hemos expuesto aquí, ¿tienes algún secreto para que las patatas no se te vuelvan negras? Si lo tienes, ¿te importa compartirlo con todos nosotros en la sección de comentarios?

¿Te ha parecido interesante lo que te hemos contado? Si tu respuesta es sí, ¿compartes este post por tus redes sociales? Nosotros estaremos encantados de que lo hagas.

 

 

Publicado el
RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.046 segundos