¡¡ GRATIS 1 KG DE PATATA AGRIA NUEVA EN CADA CAJA!!
Carrito
No hay productos en el carrito

Aprende a hacer esta receta de limonada casera y refréscate

Aprende a hacer esta receta de limonada casera y refréscate

¿Qué tal si aprendes a elaborar esta receta de limonada casera, te sientas bajo una sombra en una calurosa tarde de verano y la disfrutas?

Por supuesto que acompañado de los tuyos. Desde luego que van a ser unos buenos momentos, ya lo verás.

Como ya has podido adivinar, el objetivo de este post es que aprendes a hacer limonada casera.

Es una bebida la mar de refrescante… y saludable porque a nadie se le escapa que los limones son de la familia de los cítricos y, al igual que nuestras naranjas, tienen un montón de vitamina C y otras propiedades que tú ya conoces.

Propiedades y sabor que disfrutarás todavía más si haces clic aquí y nos pides los limones que necesitas.

COMPRAR LIMONES FRESCOS

Nosotros vamos al árbol en cuanto vemos tu pedido y te lo enviamos ipso facto.

El secreto de una buena limonada está, por descontado, en que los limones estén superfrescos. Y eso, en Naranjas Daniel te lo vamos a garantizar siempre.

Por cierto. No pienses que la limonada es una bebida “muy americana” que solo se muestra en las películas. Cada día tiene más adeptos.

No nos vamos a “enrollar” más y vamos ya con la receta de limonada. Síguenos porque después te vamos a aconsejar algunas variantes para que incluso la disfrutes más.

Ingredientes receta de limonada casera para 4 personas

  • 4 a 6 limones
  • 1 litro de agua (fría o a temperatura ambiente, según preferencia)
  • 100 g de azúcar (puedes sustituir por miel)
  • Hielo
  • Rodajas de limón o menta (opcional, para decorar)

Vas a necesitar:

  • Exprimidor de limones
  • Jarra grande
  • Cuchara grande para mezclar
  • Cuchillo y tabla de cortar

Modo de elaboración de la limonada

  1. Prepara los limones: Lava bien los limones. Corta cada uno por la mitad y exprímelos hasta obtener el zumo. Una buena regla es que un limón grande suele producir aproximadamente 45 mililitros de zumo. Necesitarás cerca de 200 mililitros para esta receta.
  2. Disuelve el azúcar: En la jarra donde servirás la limonada, añade el azúcar. Si prefieres que la limonada esté bien fría, puedes disolver el azúcar en un poco de agua caliente antes de añadir el resto del agua fría. Esto ayuda a que el azúcar se disuelva completamente sin necesidad de calentar toda la mezcla.
  3. Mezcla con el zumo de limón: Vierte el zumo de limón sobre el azúcar disuelto. Remueve bien para mezclar completamente.
  4. Añade el agua: Añade el litro de agua a la mezcla de zumo de limón y azúcar. Mueve bien para asegurarte de que todo está perfectamente mezclado.
  5. Prueba y ajusta: Prueba tu limonada y ajusta la dulzura a tu gusto. Si es necesario, añade más azúcar, que no pasa nada. Si, por el contrario, notas que  está demasiado dulce, puedes añadir un poco más de zumo de limón o agua.
  6. Añade hielo y decora: Añade hielo al gusto y decora con rodajas de limón o hojas de menta fresca para darle un toque especial y refrescante.
  7. Sirve inmediatamente: La limonada está mejor cuando se sirve fría y recién hecha. Sirve en vasos decorados con una rodaja de limón en el borde, si lo prefieres, claro.

¿El tiempo de preparación? No te va a costar todo el proceso más de diez minutos.

Variaciones a la receta original de limonada

1.      Limonada de aguacate

Aunque suene inusual, el aguacate puede darle a la limonada un toque cremoso y suave.

Para hacerla, mezcla en la licuadora la pulpa de un aguacate maduro con el zumo de los limones, agua y azúcar o miel hasta conseguir una consistencia homogénea.

Es una bebida nutritiva y muy original.

2.      Limonada de naranja y kiwi

Combina el dulce sabor de la naranja con el toque exótico del kiwi en tu limonada para una explosión de sabor.

Exprime unas naranjas y unos kiwis, y mezcla el zumo que resulta con el de limón.

Añade agua y un poco de endulzante si lo deseas.

Esta versión es perfecta para una dosis extra de vitamina C y un colorido espectacular.

3.      Limonada con menta y jengibre

También puedes añadir un toque de menta y jengibre rallado.

La menta aporta frescura, mientras que el jengibre da un toque picante.

Esto es todo lo que te queríamos contar hoy. No dudes ni por un instante que para días calurosos es una buena bebida. Muy buena.

Y es buena porque, como puedes ver, es muy natural. Mucho mejor que cualquiera de los refrescos que puedes comprar en un lineal de supermercado.

Antes de acabar nos gustaría saber si tú ya has elaborado limonada en tu casa y si tienes algún secreto para hacerla más apetitosa. Comparte tus impresiones en nuestra sección de comentarios.

¿Te ha gustado lo que te hemos contado? ¿Qué tal si lo compartes por tus redes sociales? En Naranjas Daniel estaremos encantados si lo haces.

Publicado el
RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.329 segundos