¡¡ GRATIS 1 KG DE PATATA AGRIA NUEVA EN CADA CAJA!!
Carrito
No hay productos en el carrito

¿Es bueno el zumo de naranja para bebé? ¿Cuándo dárselo?

Este es un tema que causa no poca controversia. ¿Es bueno el zumo de naranja para bebé? ¿Cuál es la edad ideal para que empiece a tomarlo?

Vamos a recoger aquí las opiniones de varios expertos. Pero vaya por delante que lo que te aconsejamos desde Naranjas Daniel es que, cuando acudas a tu pediatría, se lo preguntes.

Este profesional de la salud te va a dar la respuesta más adecuada. Con total seguridad.

Lo que está claro es que cada vez que le damos por primera vez un alimento a un bebé es toda una experiencia.

Y no sabemos nunca cómo va a reaccionar.

Lo que sí queremos decirte y esto es una opinión de todos los expertos en nutrición, es que las frutas y verduras han de formar parte de los más pequeños cuanto antes.

Porque hay que acostumbrarles a estos alimentos, básicos para su desarrollo. Ya sabes lo que dice la Organización Mundial para la Salud. Hay que tomar cinco raciones de frutas y verduras al día.

En el caso que nos ocupa, es decir, las naranjas –y también las mandarinas- es muy bueno que las tomen en zumo y, más adelante, enteras por su gran cantidad de vitamina C y otros nutrientes.

Vitamina C y nutrientes – no nos vamos a cansar de decirlo- que son fundamentales para su desarrollo y crecimiento.

¿Cuándo puede tomar zumo de naranja mi bebé?

La opinión mayoritaria es que los bebés pueden tomar zumo de naranja a los seis meses de edad.

Pero, atención, con precauciones.

Lo mejor es que se lo des de manera diluida. Por ejemplo 1 parte de zumo de naranja y tres partes de agua.

Y en pequeñas cantidades. Para que se vaya acostumbrado a un nuevo sabor.

Aunque, como acabamos de decir, se puede comenzar a introducir el zumo de naranja a los seis meses, algunos expertos sugieren que podría ser mejor esperar hasta los 18 meses.

De esta forma se considera que está más preparado para recibir ese nuevo alimento.

Añaden estos expertos que cuando empieces a dárselo es mucho mejor que este zumo esté recién exprimido y que no le añadas azúcar.

Se lo puedes dar en el biberón o bien con una cucharita.

Lo de recién exprimido lo hemos dicho muchas veces. No hay nada mejor que coger las naranjas que te enviamos desde nuestros campos de cultivo en Bétera, en la provincia de Valencia y exprimirlo. Lo más natural y sabroso del mundo.

Lo que no debes hacer nunca es ir a tu supermercado y comprarlo envasado. Tiene azúcares añadidos y aditivos.

Atención a los riesgos

No queremos dejar pasar nada por alto porque algunos nutricionistas y especialistas en la salud dicen que, además de que las naranjas son una excelente fuentes de nutrientes, también pueden tener sus riesgos.

¿A qué se refieren? Pues al hecho de que la acidez de las naranjas podría dañar el esmalte dental y causar caries (estamos hablando, como habrás podido ver, de niños algo más mayores).

Además, indican, que algunos bebés pueden experimentar diarrea, cólicos o problemas digestivos si son sensibles al ácido cítrico o tienen alergias alimentarias.

Así que la moderación a la hora de darle naranja es clave. Al igual que consultar con tu pediatra.

No olvidar otras frutas y verduras

No hay que olvidar que hay que introducir otras frutas y verduras. En realidad, lo que es indicado es que vaya probando aquellas frutas que están de temporada.

Las frutas de temporada son aquellas que conservan todo su sabor y todos sus nutrientes. Son las que están recogidas en su punto exacto de maduración y en muy poco tiempo las tienes en tu casa.

En otoño e invierno, por supuesto que hay que optar por las naranjas, mandarinas, aguacates… En verano, por otras que contienen más agua y que son perfectas para la hidratación.

En cualquier caso, jamás hay que sustituir con frutas la leche materna o el biberón. Y siempre, siempre, hacer caso al pediatra.

En resumen. Es bueno que le des zumo de naranja a tu bebé si bien es cierto que la mayoría de profesionales de la salud recomiendan no hacerlo hasta los seis meses.

Por supuesto que la moderación es la clave y en un principio es interesante optar por reducir el zumo de naranja con agua. Para que no note un sabor tan fuerte.

Poco a poco podrá ir dándole naranja o mandarina entera que, también según los expertos en nutrición, es mejor porque incluso se aprovechan menor las vitaminas y nutrientes.

Tome la fruta que tome –al igual que toda la familia- que sea de temporada.

¿Le has dado a tu recién nacido zumo de naranja? ¿A qué edad lo hiciste por primera vez y qué reacción tuvo? No dejes de decírnoslo en la sección de comentarios.

¿Te ha parecido interesante lo que te hemos contado en este post? ¿Querrías compartirlo por tus redes sociales? Nosotros estaríamos encantados de que lo hicieras.

Publicado el
RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario

( * ) Campos obligatorios
Tiempo de carga: 0.251 segundos