Tipos de aceite de oliva. ¿Cuál es el mejor para ti?

       

Tipos de aceite de oliva. ¿Cuál es el mejor para ti?

¿Cuántos tipos de aceite de oliva conoces? ¿Son todos iguales de buenos para tu salud? ¿Y qué nos dices de su sabor?

¿Te has hecho alguna vez estas preguntas? ¿Y tienes curiosidad por conocer las respuestas? Pues en este post te las vamos a dar todas. Ya verás qué interesantes. Así que no dejes de leerlo hasta el final.

Podemos decir sin temor a equivocarnos que el aceite de oliva es un alimento de suma importancia en nuestra alimentación. Estaría en la misma línea que las frutas y verduras, por ejemplo.

De hecho, se encuentra en la pirámide de la Dieta Mediterránea. Más bien es su base. Un alimento que ya se consumía en las civilizaciones griegas, egipcias, romanas… y que constituye el eje de muchos de nuestros platos.

Sobre los tipos de aceite de oliva se ha generado toda una cultura gastronómica y los grandes chefs han sido los encargados de divulgarla.

Pero jamás hay que olvidar que el aceite de oliva es un alimento y que puede tener grandes beneficios para tu salud. Tampoco hay que olvidar que existen diferentes tipos de aceite de oliva y no son todos iguales.

Los diferentes tipos de aceite de oliva

Hecha esta pequeña introducción vamos a ver ya los diferentes tipos de aceite de oliva y vamos a verlos de mayor a menor calidad. Empezamos.

Aceite de oliva virgen extra

Este es el de máxima calidad. Podemos decir que estamos ante el verdadero zumo de aceitunas, que conserva todas sus propiedades y beneficios para tu salud.

Tiene el grado de acidez justo. Su sabor es inigualable y es el aceite de oliva que más te va a durar en la cocina si las condiciones de conservación son las exactas.

Está cultivado por manos expertas y se recoleta habitualmente en verde. No se deja madurar a las aceitunas.

El transporte a la almazara es súper rápido para su elaboración para que no pierda un ápice de todas sus excelentes cualidades.

El aceite en verde está presente en las mejores cocinas del país.

Aceite de oliva virgen

Es el segundo aceite de oliva en el escalafón de la calidad. Se le ha quitado, como puedes ver, el apellido de “extra”.

La única diferencia con el aceite de oliva virgen extra lo encontramos en su grado de acidez, que está un poco por encima del anterior aceite.

La aceituna que se recolecta está en peor estado y algo más madura. No obstante, su sabor es muy bueno.

Tanto el aceite de oliva virgen como el aceite de oliva virgen extra son perfectos para cocinar aunque la tendencia en los hogares españoles es tomarlo en crudo, en ensaladas y tostadas principalmente.

Pero los alimentos mejoran si se cocinan con estos dos tipos de aceite.

Entre los tipos de aceite de oliva de calidad encontramos los ecológicos

Vamos a hacer un pequeño inciso para hablar de los tipos de aceite de oliva que tienen la etiqueta de ecológicos y que puedes encontrar en el mercado y también en nuestra tienda online de naranjas y mandarinas.

Puedes comprar aceite de oliva virgen ecológico y aceite de oliva virgen extra ecológico. Tienen  las mismas características de calidad que te hemos contado anteriormente. La diferencia, como es evidente, está en que no se utilizan productos químicos para el cultivo de la aceituna.

Desde luego que si compras aceites ecológicos es mucho mejor para tu salud y mucho mejor para el medio ambiente. Le hacemos un favor al Planeta, que no le va a venir nada mal.

En nuestros campos de cultivo tampoco utilizamos productos químicos.

Otros tipos de aceite de oliva

El lampante

Que es el que resulta de la elaboración con las aceitunas de peor calidad. Son las aceitunas que se han recogido en último lugar.

La diferencia con el resto que te hemos explicado es que el grado de acidez ya alcanza más allá del dos por ciento y tiene múltiples defectos. No es apto para el consumo humano.

Es un aceite que se lleva a otras almazaras para elaborar otros aceites de peor calidad y otros productos. No está nada recomendado por la Organización de Consumidores y Usuarios.

Los refinados

Y por último están los llamados aceites de oliva refinados que son el resultado de la mezcla de varios aceites de mala calidad o lampantes.

Su mala calidad y su mal sabor se disimulan utilizando ciertos procesos industriales, que los hacen pasar por aceites de calidad, cuando no lo son.

Tanto lampantes como refinados no son buenos alimentos para tu salud.

Otros aceites

En tiendas y supermercados (y también online) verás que hay otros tipos de aceite como son el de orujo, el de girasol

Pueden tener sus aplicaciones en la cocina (para hacer mayonesa, por ejemplo) pero si lo que quieres es que tus alimentos sean saludables y tengan un sabor exquisito, lo que debes hacer es optar por los aceites de oliva virgen o virgen extra.

Si son ecológicos, mejor que mejor. Puedes pensar que son los más caros pero, cuando se cocinan, pierden menos propiedades que el resto. Que no te dé miedo reutilizarlos. No sólo puedes tomarlos en crudo.

Y, ojo. Compra siempre en lugares de confianza porque, aunque parezca mentira, todavía se denuncian fraudes cometidos por personas que no ponen en valor la salud de las personas. El aceite de oliva no deja de ser un alimento de máxima importancia.

¿Qué tipos de aceite de oliva sueles comprar y para qué los utilizas? ¿Nos lo cuentas en la sección de comentarios?

¿Te ha gustado lo que te hemos contado? ¿Lo compartirás en tus redes sociales? Nosotros estaríamos encantados de que lo hicieras.

Publicado el 5/1/2023

       

RSS 2.0 (Blog)

Deja un comentario


( * ) Campos obligatorios